Escudo trasp

Sine Labe Concepta


inmaculada-murilloSegún lo dispuesto en el apartado 2º de la Regla nº 7 del Capítulo Primero del Título Segundo, relativo a los Cultos anuales:

 

“En el segundo domingo de Cuaresma, solemne Función Principal de Instituto en honor de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en la que todos los hermanos y hermanas harán cumplimiento Pascual; en el ofertorio de la Santa Misa, todos los miembros de la Cofradía, harán pública profesión de fe y renovarán el voto, prestando juramento ante los Santos Evangelios  de defender las verdades de nuestra fe católica  y en especial el misterio de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, su mediación universal la dispensación de todas las gracias y su realeza universal  y renovando la consagración de la Cofradía al Corazón Inmaculado de María Santísima. Al final de la misa, Nuestro Amado Titular quedará expuesto para que todos los fieles le adoren en solemne besapiés”.

 

 

 

 

VOTO  CONCEPCIONISTA

FÓRMULA DE LA PROTESTACION DE FE Y RENOVACION DEL VOTO

 

En el nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; Jesucristo su hijo hecho hombre, redentor del mundo, a quien adoramos real y verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, en presencia de todos los aquí presentes y a la faz de todo el mundo.

 

Nosotros, la Junta de Gobierno de esta Hermandad y Cofradía de Nazarenos  de Ntro. Padre Jesús Nazareno y Mª Stma. de la Concepción, establecida en su Capilla, creemos en Dios todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creemos en Jesucristo su único hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y que nació de Santa María Virgen, que padeció bajo el poder de Poncio Pilato y que fue crucificado, muerto y sepultado; que descendió a los infiernos, y al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, y desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

 

Igualmente creemos en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia católica, en la comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna.

 

Y como establece en sus artículos de Reglas, hacemos el voto y juramento que desde el 1615 estipula a creer, confesar y defender que la Santísima Virgen, Madre de Dios, por un privilegio especial del Altísimo, atendiendo a los méritos previstos de su Hijo Nuestro Señor Jesucristo, fue preservada de la culpa original que todos los seres humanos contraemos al nacer.

 

También declaramos que como Católicos, Apostólicos y Romanos, creemos en todos los misterios de la Santa Madre Iglesia y muy especialmente en este de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María.

 

Así pues, postrados Señor, con el más humilde rendimiento delante de Vuestra Divina Majestad Sacramentado, y de Vuestra Bendita Madre María Santísima, a quien adornasteis de tantas Gracias y Prerrogativas; creyendo piadosamente, que la preservó vuestro Divino Poder, de la Original Culpa:  Hacemos  público voto y juramento a vuestra Divina Majestad,  Nuestro Dios y Señor, de afirmar siempre, decir, confesar y defender en público y en secreto, con el corazón y con palabras, en la vida y en la muerte, que la siempre Virgen María, vuestra Divina Madre, fue concebida sin la común mancha del Pecado Original desde el primer instante de su Ser natural.  Teniéndonos por singularmente dichosos y favorecidos de esta Soberana Princesa si le mereciésemos por el Crédito y Gloria de su Concepción Purísima;  derramando nuestra sangre y dando nuestras vidas.

 

Del mismo modo, proclamamos y defendemos el Derecho a la Vida de todo ser humano, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural y cualquiera que sea su condición, de conformidad con la Santa Madre Iglesia y la doctrina emanada de S.S. el Papa.

 

Y así lo prometemos si necesario fuese, suplicando a esta Soberana Señora, compatrona de nuestra Ciudad, pida a Vuestra Divina Majestad por el aumento de Nuestra Santísima Fe Católica, por el de esta fervorosa Hermandad y por el bien común de todos sus fervorosos devotos.

 

OH SEÑORA Y MADRE NUESTRA, admitid esta protestación de nuestra fe junto con nuestros votos y juramentos y con la consagración perpetua, como muestra de Amor que os profesamos y en retorno conseguid, que con el Sagrado Manto de vuestra protección, a la sombra del Árbol de la Santa Cruz, participemos de sus frutos en la tierra recibiendo las gracias para ejercitar las virtudes, y después, subamos a la gloria para unirnos a ti Santa Madre Nuestra y poder contemplar juntos al Dios Padre, recibir la bendición de Jesucristo tu Hijo y la gracia del Espíritu Santo,  AMEN

 

Todos los hermanos, junto con el evangelio, ante el Libro de Reglas y la bandera de la Hermandad, dirán:

 

Así lo creo, así lo juro   

 

 

hacerse hno

grupo joven

galeria

canal youtube

publicaciones

donantes